Faselei!

  • Año de lanzamiento en Europa: 1999.
  • Plataforma: Neo-Geo Pocket Color
  • Desarrollador: Sacnoth
  • Género: Tactical RPG

Faselei!

Dicen que todos los sistemas tienen sus joyas ocultas; títulos habitualmente raros, que por un motivo u otro no tuvieron la distribución que merecían y que son buscados y difíciles de encontrar a la vez. Para la Neo-Geo Pocket Color, Faselei! es uno de estos títulos. Lanzado justo antes de la bancarrota de SNK, pocas unidades vieron la luz. La versión japonesa es relativamente fácil de encontrar pero su versión UK – la única occidental y, además, en buen inglés – es una rareza altamente cotizada. Así, mientras Front Mission nunca llegó a Europa, Faselei! nunca llegaría de forma oficial a Estados Unidos. Y digo oficial, nótese, porque es cierto que años más tarde aparecería una de esas cajas con producto nunca distribuido lleno de cartuchos para el mercado americano. Cartuchos sí, pero sin cajas para ponerlos.

Dejando las historias mercantiles a un lado, Faselei! es un juego único en su especie. Hablando mal y pronto, podríamos intentar encajarlo como hijo bastardo de Front Mission y Armored Core. Pero en realidad, su originalidad trasciende más allá, combinando algunos de los puntos fuertes de éstos para generar algo que aún siendo complejo tiene un sencillo manejo. En Faselei! nos podemos olvidar de los grandes ejércitos. Manejamos un solo mecha. Solo ante el peligro. La diferencia radica en el uso de los turnos; mientras habitualmente asignamos una acción a cada una de nuestras unidades, en este caso asignamos múltiples acciones a una sola unidad. ¿Y cómo funciona esto?

Pues nuestro mecha es personalizable por piezas; una de ellas es un ordenador capaz de almacenar un cierto número de acciones. Para cada acción debemos comprar un chip. En combate, basta con seleccionar los chips en el orden deseado para ejecutar luego las acciones. Por ejemplo, una secuencia de acciones podría ser: adelante, adelante, giro derecha, disparar arma 1, recargar. En el momento de ejecutar las acciones, se ejecutan las de todas las unidades a la vez, incluyendo las enemigas. Y vuelta a empezar. Las acciones enemigas nos sorprenderán más de una vez, provocando la pérdida de valiosos turnos o munición. Es importante intentar predecir qué va a hacer el enemigo; es ingenioso y funciona mucho mejor de lo que puede parecer a simple vista.

Gráficamente es de lo mejorcito que podremos ver en la portátil de SNK. De hecho, creo que no exageramos si decimos que en algunos momentos podríamos hablar de gráficos capaces de rivalizar con los de una Super Nintendo.  Y es que Sacnoth, la compañía responsable del desarrollo, hizo un gran trabajo en Faselei! Aparte del juego en sí, incluyeron una canción con voces – muy comprimida, claro, pero estamos hablando de un cartucho de NGPC – e incluso escenas cinemáticas y personajes diseñados con mucho cariño. Hasta los menús están cuidados, compactos y simples para encajar en una pantalla de baja resolución. El argumento del juego también está trabajado y notablemente complejo para estar hablando de un título de Neo-Geo Pocket Color. Situado en el año 2099 – próximo a Front Mission – el mundo está todavía recuperándose de la Tercera Guerra Mundial y muchos países están en riesgo de levantamientos anarquistas. En este contexto, el ejército rebelde de Ishar (país ficticio de Oriente Medio) nos contrata – si, somos mercenarios – para derrocar a la dictadura actual y traer la libertad. ¿Libertad duradera? Quién sabe.

¿Y sus defectos? Antes hablaba como en Front Mission las misiones iniciales se nos pueden atragantar pero también como poco a poco iríamos descubriendo el punto débil del sistema y terminaríamos aprovechándonos de él. Pues en Faselei! pasa algo muy similar. El juego es más corto – menos de diez horas, en función de tu nivel y las misiones adicionales que hagas. Pero en esa brevedad encontramos algo bueno, y es que se corta antes de que los problemas que aparecen nos destrocen la experiencia. Al inicio del juego, tenemos las acciones realmente limitadas; sin dinero y con componentes de poca capacidad, está en nuestras manos el optimizar al máximo las acciones y las tácticas para derrotar a enemigos superiores. Puede que durante varias misiones solo tengamos el chip de girar a la derecha y no a la izquierda, por ejemplo. O que tengamos que elegir entre la opción de proteger y la de dar un paso atrás porque no nos quepan ambas en el ordenador. Eso da lugar a interesantes variantes y a estrategias que nos obligan a exprimir nuestro cerebro.

Pero a la larga, vamos mejorando nuestro equipamiento. También aparecen misiones opcionales que nos permiten ganar dinero y experiencia, y que podemos repetir tantas veces como queramos. Con el dinero y el nivel, pocas cosas nos evitarán que entremos en la tienda y la vaciemos, consiguiendo un mecha poderoso, con escudos y sobrado de armamento. El juego se vuelve tan extremadamente fácil que las misiones se vuelven un paseo hasta las últimas dos, que están configuradas para ser difíciles – pero de forma artificial. Básicamente son dos misiones entre las que no podemos guardar ni pasar por tienda, lo que provoca una escasez de munición forzada. Incluso la táctica para superarlas con ese hándicap, que ya descubrirá quién lo quiera jugar, es un hack al sistema, una solución que no es realmente táctica, una mancha para tan precioso juego.

Sea como sea, olviden estos últimos detalles y si tienen ocasión, pruébenlo. El concepto es muy bueno, la duda es la pregunta que me queda. ¿Porqué no hay más juegos que usen o exploten esta dinámica? No lo sé. ¿Puedo pedir una revisión para PS Vita? Si es que alguien se acuerda de que existe, claro está. Faselei! para PS Vita. Podría ser toda una ironía.

 

Additional information